11.02.10

La intolerancia estatista.

por raulkidd Correo electrónico  482 palabras

Los defensores del capitalismo siempre hemos defendido que quien no quiera insertarse en la sociedad capitalista sólo tiene que irse aparte con los suyos y hacer voluntariamente su sociedad comunista, socialista, masónica o cualquier tipo de vida que quiera llevar. Los defensores del socialismo replican (porque se creen una abrumadora mayoría) que es más fácil que nos vayamos los liberales, que según ellos, somos una minoría. Estoy casi seguro que los liberales somos una minoría, pero eso no es lo que quiero resaltar.

Verá usted, a través de los años muchos liberales han intentado crear una comunidad aparte de la tradicional con la idea de crear un sociedad completamente liberal e incluso anarco-capitalista. Se ha intentado de muchas formas diferentes: ocupando islas desiertas o lugares completamente aislados. Hay quien incluso ha intentado construir naves y vivir en altamar, también se ha intentado construir islas artificiales para tales fines. En fin, que de todo se ha intentado. Todos estos intentos han chocado con la dura realidad: El Estado ha prohibido el experimento y reclamado como suyo el territorio ocupado por los liberales. El socialismo no puede permitir una forma de vida diferente a la estatal.

El Estado, entonces, en la institución más intolerante que ha creado la humanidad. Mientras más fuerte y socialista es un Estado más intolerante se vuelve. Es la razón por la cual las dictaduras, en especial las socialistas, tienen que dificultar la salida del país de aquellos que quieren escapar de las tiranía del Estado. En el Berlín comunista hubo incluso que construir un muro para evitar que media ciudad se convirtiera en una ciudad fantasma.

Otros sistemas socialistas, como el fascista, si bien no llega a los extremos comunistas también suele ser bastante intolerante con quien quiere marcharse del paraíso socialista que han diseñado. El sistema social-demócrata, sistema por excelencia de la mayor parte del mundo, si bien no pone barreras de salida tan difíciles también es cierto que se opone a otras formas de vida, en especial la liberal.

Así que el argumento liberal de que una sociedad anarco-capitalista no significa que no pueda aplicarse el comunismo es totalmente válida siempre y cuando quienes quieran ingresar a la aventura lo hagan pacíficamente. Lo contrario no es posible, porque los socialistas y estatistas han demostrado no poder tolerar las diferencias. En parte porque son unos canallas y en parte porque saben que eso del socialismo sólo se lo traga la gente si es obligado.

Conclusión: Una sociedad liberal y capitalista es la que nos conviene a todos. No solamente porque es la única que puede permitirnos prosperar de manera exponencial sino porque es la única que no somete al individuo a un tipo de vida en particular. ¿Quiere usted ser comunista? Se puede, solo tiene que armar su combo y echar a andar su proyecto. Total, el que por su gusto muere la muerte le sabe a gloria.

Dirección para referencias de este mensaje

URL para Referencias (pinche con el botón derecho y copie la dirección del enlace)

Todavía no hay reacciones

blog software

The Venezuelan Libertarian

Contenido

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Valid XHTML 1.0!